Cebollitas vs Independiente Paraíso

Partido válido por las semifinales

Con luz cenital y un clima agradable se jugó una de las semifinales del torneo de apertura Olympiacos F8. En esta oportunidad se veían las caras, como ya había sucedido en una instancia definitoria, la muchachada de Cebollitas (vestidos de azul) y el combo de Independiente Paraíso (vestidos de rojo). Estos últimos, unos expertos en llegar a finales; de dos torneos jugados, en las dos ocasiones han sido finalistas, logrando en una coronarse campeones. Un detalle no menor que habla de un buen y regular rendimiento. Por el otro lado, un equipo que a lo largo del torneo demostró coraje y buen fútbol. Cebollitas se caracterizó por un juego que combinaba la entrega con el buen trato al balón.

El resultado del cruce entre estos dos equipos era impredecible, pero era casi seguro que buen fútbol iba a haber. En efecto, así fue. Los de Independiente Paraíso tomaron la delantera en el juego tras el pitazo inicial, se hicieron de la pelota y comenzaron a merodear el área rival. Los de azul pasaron un momento amargo, pues no se hallaban en la cancha. La consecuencia se hizo manifiesta en un gol. Los de rojo se pusieron arriba en el marcador. No obstante, ese momento del partido marcó un punto de quiebre en el mismo. Los de Cebollitas reaccionaron y comenzaron a hacer lo suyo, el juego se plantó en la mitad de la cancha. Ataques iban y venían, pero comenzaban a empujar los de azul y los de rojo no se veían tan cómodos como al principio. La consecuencia se hizo manifiesta, un fuerte zapatazo terminó inflando la red. Paridad en el marcador, 1 a 1. De ahí en adelante el partido estaría cerrado. Ambos equipos cuidando muy bien su terreno, siendo inteligentes. El error era algo que no se permitían. Así las cosas, llegaron los penaltis. Una combinación de suerte y habilidad, para algunos más lo uno que lo otro. El asunto se definió por una atajada del guardameta de Independiente Paraíso, de resto todos convirtieron. Un partido en el que no se sacaron ventajas se resolvió con un 3 a 1 en penaltis, y los de rojo siguen con la costumbre de ser finalistas.