Dos viejos conocidos se ven las caras

Dos equipos que se han acostumbrado a verse en lo que, a todas luces, es el clásico de Olymposports.

Las dinastías siempre son entretenidas para los que las gozan y fatales para quienes las sufren. Pero para denominar a algo dinastía, debe haber un dominio sostenido, que sin bien con altos y bajos, dé cuenta de un equipo que, si no gana el título, llegará a semifinales y para sacarlo habrá que hacerlo con todo, con garra, con perfección.
Sí, claro que es pronto, pero El Aguante llegó a 4 finales en 2 años, ganó una y, el torneo inmediatamente siguiente, lo ve llegar de nuevo a la final tras derrotar a Toperris, quienes, en opinión de quien usted lee, era un equipo llamado a dar la sorpresa. 2-0 ganó El Aguante y tratará de consagrarse bicampeón, sacando además a Urrea de goleador, aunque venga asediado por dos Dynamos que están a sólo dos goles.
Por el otro lado, vuelve un viejo conocido, un equipo que vi crecer, transformarse, entrar en crisis y, de nuevo, llegar a la final para tratar de agregar otra estrella a su haber deportivo. Dynamo, que llega a fuerza de goles, pues le metió 4 a NWU, buscará volverse el equipo a vencer para entrar al Olympiacos Mundial 2018, como la escuadra a derrotar. Además, destronar a Urrea y quitarle ese título de goleador, pues desde la primera fecha ha estado ahí, inamovible.
A mí me gusta mucho el fútbol americano, y siempre se dice que en el Superbowl gana el que mejor defiende, pues generalmente (sí, los Eagles y los Patriots no fueron el caso) la mejor ofensiva y la mejor defensiva se enfrentan. En esta final, en esta finalota, la mejor defensa y el mejor ataque se verán las caras. Le respondo al yo de la semana pasada, pues no tendremos campeón nuevo, pero sin duda tendremos un campeón de esos que dará gusto aplaudir y que dará gusto ver y, ¿por qué no? también dará gusto enfrentarsele.
Suerte a los dos, que no sólo son grandes en cancha, también por fuera. Esos equipos que representan los valores Olymposports. ¡Qué delicia la final que se nos viene!